5 mitos y verdades de la electroestimulación muscular

5 mitos y verdades de la electroestimulación muscular

No se trata de una revolución o de un sistema mágico de entrenamiento como suele anunciarse en los comerciales de televisión. Es más bien la evolución de un complejo modelo de entrenamiento que hasta hace no mucho estuvo reservado a una élite deportiva.

Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir en Google+Compartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp

Pero desde hace unos años, la electroestimulación muscular (EMS, por sus siglas en inglés) salió a la calle y recientemente se ha popularizado entre las personas que buscan reducir el tiempo dedicado a hacer ejercicio pero obteniendo el mismo o un mayor beneficio.

¿Qué es la electroestimulación muscular (EMS)?
Es una técnica que utiliza una corriente eléctrica adecuada para causar una contracción muscular de manera similar a los impulsos que envía el sistema nervioso central para controlar las acciones de los músculos. En la práctica es un traje con electrodos que cubre el cuerpo conectado a una máquina con diferentes programas de entrenamiento con los cuales se logra alcanzar en profundidad las fibras musculares que son más difíciles de activar por medio de un entrenamiento convencional.

"Para decirlo de una manera, es una simulación de un entrenamiento intervalo de alta intensidad o HIIT", explicó Francisco Sánchez Diego, director del centro femenino Vivafit de Santander, en España.

Sánchez Diego fue un escéptico a la hora de incorporar el sistema de entrenamiento de electroestimulación muscular a su gimnasio porque no creía que una máquina con electrodos pudiera ofrecer unos efectos tan rápidos con una carga de trabajo baja.

"Pero vi cómo con una metodología de trabajo adecuada sí ofrece buenos beneficios", señaló.

1. Mito: Te pondrás en forma en el sofá de tu casa

"El mayor mito es que no hace falta un trabajo complementario", dijo el preparador físico español.
"Es cierto que tienes un estímulo bastante fuerte en general a nivel de casi todo el cuerpo y casi toda la musculatura. Eso sin duda te activa, quema un número de calorías y genera un nivel de testosterona. Pero también tienes que ayudar a ese estímulo y no tumbado en una camilla".

El punto que buscar resaltar Sánchez Diego es que, si bien ayuda a la rehabilitación de lesiones, no se trata de una fisioterapia, "que es una actividad pasiva, sino que aquí es necesario ir haciendo movimientos".

"Vas a ganar impulso, vas a ganar fuerza, resistencia muscular, pero no es que vas a estar sentado. La gente tiene que ir siguiendo una rutina de posturas dependiendo de lo que esté buscando", explicó el argentino Fernando Troyansky, instructor principal y propietario de la cadena de gimnasios Firme 20, que también se encarga de la distribución de equipos de EMS.


Más información y noticia completa en este enlace
 

 
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat